27
Abr
12

¿algo de cierto?

Correr

No me digas que me tranquilice y escucharme. Yo sé porqué corre todos los días, llueva o nieve. Sé porque corrió el día que nació su hijo, o el día que murió su madre. Todos pensamos que es deportista, que tanto estrés le obliga a llevar una disciplina física para preservar su cuerpo de desarreglos cardio pulmonares, y desde luego era así al principio. Pero salió a correr la noche del accidente, salió a correr la noche en que comenzó la guerra en Oriente Próximo y el día que Victoria le abandonó, y también la noche que decidió regresar. Es una manía, una obsesión, pero yo conozco el motivo real porque me lo contó ayer.

Me contó que todo empezó hace nueve años, uno de esos días agotadores. Volvió derrotado del trabajo, se bebió media botella de cerveza High Life de Miller y antes de que acabaran las noticias se enfundo el chándal y se fue a correr por la ciudad, como todos los días. Por aquel entonces andábamos con el proyecto de la compañía de teléfonos, que nos traía fritos ¿te acuerdas? Como todos los días mientras sus pies golpeaban el asfalto y su respiración se aceleraba, su cabeza daba vueltas y vueltas a las ingerencias del combate contra el cliente y cómo explicarle minuciosos detalles técnicos que justificaban el elevado presupuesto. El recorrido era siempre el mismo, y por ello él me dijo que tardo más en darse cuenta. En darse cuenta de que debía haberse despistado con las preocupaciones, me dijo, porque de súbito dejo de parecerle conocido el panorama. Pero tendrías que haber visto la cara que puso cuando me contó que no se trataba de una calle distinta en su mecánico y trillado circuito rutinario, sino de otra ciudad. Otro tiempo, otro mundo. Con una mirada gastada, casi triste, me contó ayer que aquella noche, sin saber cómo ni cuando, en su carrera nocturna, sencillamente se desvió de su recorrido y se encontró en medio de una pradera de hierba azul sobre la que flotaban extraños bulbos de cristal líquido. Me contó como le adelantaron jinetes montados en gallinas enormes, de un plumaje brillante que despedía a partes iguales destellos anacarados y bocanadas de hedor almizclero. Me contó que pudo contar hasta seis lunas en el cielo, y que vio un hombre ballena con una enorme piedra atada a la espalda frotarse los pies cansinamente, sentado en un recodo del camino. Me contó que no podía dejar de correr, ni parpadear, ni siquiera respirar normalmente. Me contó que elefantes de seis patas grandes como edificios llevaban cargada una ciudad de tela a sus espaldas, de la que caían aquí y allá chubascos de inmundicias y aguaceros fecales. Me contó como fue acechado por una manada de panteras líquidas hechas de estrellas oscuras y ojos llameantes. Me contó como al minuto siguiente estaba doblando la esquina de su calle, y que no dejó de correr, ni pudo parpadear, ni respirar normalmente hasta que atravesó el portal de su casa. Eso fue lo que me contó. Por eso  le obsesionaba correr y correr todas las noches. Sin faltar una, como buscando infructuosamente una nueva alteración, una nueva inflexión en el espacio y en el tiempo, un recodo misterioso en su trayecto de todos los días, un brillo extraño o una sombra impropia que durante nueve años nunca volvió a presentarse.

No me digas que me tranquilice y  no me mires así. Por Dios. Ingeniero jefe de proyectos durante veinte años, no es precisamente un hombre demasiado propenso a la fantasía, así que no me digas que me calme y explicarme que quiere decir Victoria con eso de que se marchó a correr hace seis horas y aún no ha regresado.   


0 Responses to “¿algo de cierto?”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


Síguenos también en Facebook

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 22 seguidores más

abril 2012
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Archivo


A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: