11
Feb
12

vivo en el retraso

Dedicado a mis amigos David U en compensación por mis relatos malrolleros, David M recordando conversaciones apocalípticas en La Latina y Antonio S, que es un verdadero titán.

 

Chicos, de momento, esto es lo más buen rollo que tengo en mi haber, creo

 

Dos

 

La primera vez que se vieron, ella tenía seis años y él tenía cinco. Fue en la frutería que Aurelio tenía en la calle del Almendro. Los niños se abrazaron instintivamente, de un modo automático, tan apasionadamente que a las madres les dio muchísima vergüenza y les separaron en el acto. Los dos empezaron repentinamente a llorar y cada uno en su casa lloró varias horas seguidas, sin que nadie entendiera nada, porque para los adultos algunas cosas no son de entender. La segunda vez sólo ella le vio, y solo una décima de segundo. Él tenía treinta y dos, y ella treinta y tres, claro. Ella bajaba de un taxi y él entraba con su mujer a unos grandes almacenes. Ella le vio de espaldas, y entró rápidamente en los grandes almacenes, y buscó y rebuscó la planta baja, plagada de olores nauseabundos a cosméticos de oferta. Subió hasta la séptima planta mirando cada rostro y cada cara, con el corazón en un puño, pero no le encontró. Tres días después se reprochó no haber mirado en el baño de caballeros. Efectivamente, él estuvo dos minutos en el baño de caballeros mientras su mujer miraba jaboneras de porcelana.

 

No se vieron nunca más. Ella se casó con un músico que se le parecía levemente, y tuvo dos hijos, que se le parecían levemente. Él se separó de su primera mujer al cabo de dos años, y se casó con una preciosa chica ucraniana, con la que tuvo un hijo. Los hijos de ella, dos chicos, estudiaron arquitectura, y uno se casó a los veintiocho, y tuvo tres hijas y un hijo, el otro no se casó nunca, pero tuvo una hija con una famosa actriz de teatro. Éste último se topó a la salida del cine con él, que ya rondaba los ochenta, y sin embargo ella compartió la misma línea de autobús durante seis años con el hijo de él sin que coincidieran una sola vez en el mismo autobús.

 

El hijo de él tuvo una niña, que tuvo a su vez una niña y luego un niño, ambos con su antiguo profesor de universidad. La nieta de ella, la hija de la actriz, fue a esa universidad, pero nunca tuvo al marido de profesor, el que estaba casado con la hija de él. La hija de la actriz tuvo dos niños, pero a uno lo atropelló un coche, ella no tuvo que vivirlo, había muerto hacía tiempo. Él también. El hijo que sobrevivió abrió una autoescuela y se casó con su secretaria con quien tuvo tres niños. El mayor escribió poesías toda su vida, pero nunca publicó ninguna. Empezó derecho y economía pero terminó en el departamento comercial de una empresa de comida infantil. Allí conoció a una chica a la que conquistó con sus poesías a base de agotamiento. Tuvieron un hijo. Un día, en un restaurante, los tres se  cruzaron con una niña que había en una mesa cercana, y sin mediar palabra los dos niños se fundieron en un abrazo tan espontáneo y efusivo que a los padres les dio vergüenza y decidieron separar a los niños a la fuerza, que nada más soltarse estuvieron llorando desconsoladamente durante horas y horas. La niña no era otra que la nieta del profesor de universidad, casado con la hija que él tuvo con aquella preciosa ucraniana. 

    

 


0 Responses to “vivo en el retraso”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


Síguenos también en Facebook

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 22 seguidores más

febrero 2012
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
272829  

Archivo


A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: