09
Oct
10

mi país

Vale. Genial el Nobel a Mario Vargas Llosa por su literatura de lectura casi médicamente obligatoria. Vaya para homenaje a este premio tan justo como tardío,  está imagen de Pantaleón y las Visitadoras, una narración caliente y mordaz que tuvimos además el privilegio de montar en versión teatral hace muchos muchos años con el grupo de teatro de El Foro de Pozuelo de Alarcón, dentro del homenaje a los autores latinoamericanos CUENTISTAS

Pero aquí adjunto una foto del realizador de animación francés Michel Ocelot

Para los que no lo conozcan es el director de Kiriku y la Bruja una verdadera obra maestra del cine de animación

¿Y por qué esta asociación con el nobel de Mario? pues porque Michel Ocelot estuvo como invitado en la pasada edición de Animadrid, respondiendo a un coloquio después de sus proyecciones, y no eramos mucho más de veinte espectadores. Por otro lado NI UN SOLO MEDIO DE COMUNICACIÓN  se interesó por la presencia de Ocelot en nuestro país. Ni una entrevista, ni una reseña, ni comentario alguno.

Pero bueno ¿tan acatetados somos en España para aplaudir sobre aplausos y más aplausos sórdamente cosas consagradas y obvias como la genial literatura de Vargas Llosa, que poco premio le hace falta ya… y desterrar a un anonimato casi vergonzoso a otros artistas de su misma talla, solo por realizar obras de arte en medios menos universalizados como la milenaria literatura?

Ahí va una batería de preguntas:  ¿Por qué se vierten ríos de tinta con autores universales y se cultiva y aprecia tan poco a talentos vivos e incipientes, de manera que es tan tan difícil abrirse camino en la literatura, el cine y el arte en este país? ¿Por qué hay arte mayor, intelectual, oficial y espiritualmente elevado, y arte con minúsculas, popular, de baja estofa, insignificante? estamos en el siglo XXI. Vale que los coches no vuelen todavía, pero ¿No es hora ya de despertar un poco y remover y revisar clichés y conceptos obsoletos? ¿A qué exactamente esperamos para descubrir, mimar, ayudar y potenciar nuevos talentos, nuevas formas de expresión y nuevas ideas? ¿No está suficientemente claro por el panorama general que son necesarias?

Cómo no soy yo un tío de quejas, sino más bien de acciones, aquí va una batería de propuestas: filósofos en las grandes empresas, como parte del personal directivo, cómo hacían los antiguos gobernantes, para tratar de iluminar con luz natural los amasijos de porcentajes, cómputos y refritos de beneficios que no resultan tan beneficiosos. Ciclos de conferencias remuneradas en institutos y colegios a cargo de poetas, autores y músicos no consagrados, pero sí supervivientes; los que de verdad conforman el verdadero entramado de la cultura en la sociedad, que participan en grupos de lectura, teatro, literatura, por el amor urbano y cotidiano al arte en sí mismo, igual que los que sustentan el deporte o el cine, no son los famosos ni los deportistas profesionales, sino los espectadores; los curritos que se calzan las zapatillas después del trabajo y no se pierden una carrera popular. El mérito y el rédito no solo para los que salen en las fotos, sino para los que escribirán toda su vida sin publicar nada, pero no dejan de vivir con la literatura por no poder vivir de la literatura, la pintura, la escultura, el dibujo, la fotografía.

Y al espectador exigencia. No te tragues más bazofia, amigo mío. Ni un programa de mierda más en televisión. Exige cultura, calidad, profesionalidad. Ya está bien de pampinoplas y patochadas, que solo tienes una vida y te vas a pasar gran parte de ella viendo la televisión. No ahorres un exabrupto, en círculo alguno, criticando a los cenutrios que te están llenando la casa de analfabetos gritándose, de basura improductiva que no te sirve de nada y te perjudica más de lo que crees. Sal, grita, exige. No es verdad que la tele sea una mierda. Nada de eso. La tele ha mostrado al hombre pisar la luna, no te resignes a ver las amígdalas de cuatro descerebrados arruinando su propia existencia en escarnio demente. Que no… que somos muchos luchando por ofrecerte cosas que de verdad te entretengan y enriquezcan.  Efectivamente las cosas pueden cambiar. Mira cualquier periódico de hace solo cinco años y mira si los que parecían tan enormes e inexpugnables lo siguen siendo hoy. Cambiemos de canal, hombre…  de arte, de cultura. Cambiemos, cambiemos.


1 Response to “mi país”


  1. octubre 11, 2010 a las 4:28 pm

    “¿A qué exactamente esperamos para descubrir, mimar, ayudar y potenciar nuevos talentos,… ”

    Pues justamente es eso… no esperamos nada, no se tiene tiempo para mimar y dejar que te mimen. Las televisiones, sobre todo las privadas, no conceden el beneficio de la duda a cualquier producción, sobre todo si es española. No dejan que sea mimada y respetada con el tiempo, que materialice su propio carisma e identidad. Yo no espero, pero tampoco quiero.

    Adoramos a los consagrados, porque nos dan la seguridad que no tienen las apuestas desde el corazón. Y no es algo irremediable, es que venimos muy tocados del curro a casa. Es nuestra labor romper la cadena y brindar por los días que vengan 😀


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


Síguenos también en Facebook

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 22 seguidores más

octubre 2010
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Archivo


A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: