Archivo para 29/08/10

29
Ago
10

goodfellas

Llega septiembre… ¿el final  del verano? ¿depresión pos vacacional? nada de eso… ¡A reir se ha dicho!

Recordad que para ver la tira de esta semana en grande debéis clickar el borde superior. Ya queda un poquito menos para el estreno de la primera aventura cinematográfica de vuestros detectives mínimos. ¡Viva la mafia, el misterio y los bocadillos de foigrass!

29
Ago
10

inception y toy story 3

Pues sí… este post por fin iba a tratar de los estrenos de Toy Story 3 y Origen (Inception)…. pero lo siento, va atener que ser otro día…. llevo toda la semana iluminando el sótano de la caldera, el escenario de la secuencia clímax del corto, y escuchando sin parar una y otra vez la banda sonora del caballero oscuro, en plan flipado. Christofer Nolan,  Hans Zimmer otra vez  (como en Inception). Así que no se muy bien por qué ni para qué, pero voy a hablaros del caballero oscuro

El otro día conversábamos a la hora de la comida Nacho, Fran y yo, y ellos no sabía que había un cómic llamado Batman Dark Knight. Tampoco conocían la existencia de The Killing Joke (guión de Alan More) o Batman Año Uno

El Batman de Frank Miller, el de David Mazzucheli, el de More, fue el Batman de mi adolescencia. Cuando estaba preparado para que los tebeos dejaran de gustarme, Batman se hizo mayor conmigo. Creció, se oscureció y se transformó, de superhéroe de tebeo a personaje de epopeya.

Cuando estrenaron el Batman de Tim Burton me gustó, salí emocionado del cine… pero entendí que era ese primer Batman, el Batman de mi infancia, con su coche y sus aparatejos. Christopher Nolan nos ha regalado al Batman de Año Uno, de Dark Knight, de The killing Joke. Y no, no es solo cuestión de buenos referentes, como los Wachowsky con Matrix, cuyo mérito principal fue beber de las fuentes del cómic, la literatura y el anime adecuadas y mezclarlas hábilmente. Es mucho más. En Dark Knight Nolan hace, a mi juicio, y por primera vez, un verdadero cómic fílmico, una verdadera novela gráfica rodada. Y es que si a uno le cuentan el guión completo, con todos sus episodios en un viaje de metro de ocho paradas es imposible tragarte tamaño mejunje de aventuras encadenadas, igual que sucede en las veintiocho o cuarenta páginas de un cómic. Demasiadas cosas, demasiado inverosímil. Y sin embargo ahí está. La película se sostiene, se desenvuelve, y por Dios que es la película de super héroes más creíble de todos los tiempos.

Sea este pues el primer mérito de Nolán. No renuncia al cómic para hacer cine, no hace concesiones… hasta tenemos a Harvey Dos Caras, que Tim Burton (o sus secuaces) convirtieron en una puta parodia (como diría El Nota) todo dentro de una película de cine negro coherente, sólida, y por supuesto con aparatejos de Batman…. la fidelidad en formato, en tono, en fuerza es comparable a El Señor De Los Anillos, o El Nombre De La Rosa. Nolan no siente que esté haciendo algo ridículo, no se averguenza de sus personajes. Eso además de ser muy británico y elegante, es inteligente y absolutamente util para interpretar y dirigir cine. Es algo que le achaco a algunos actores y directores españoles, su sentido del ridículo, su pasmo ante la escena, su rubor y falta de compromiso con la ficción, o excesivo con lo auténtico, lo pretendidamente real (que conste que aplaudo a otros como Alex De La Iglesia o Fresnadillo, que hacen todo lo contrario).

Sí claro, el segundo mérito es el Joker. Recordemos que a la gente le encantó Jack Nicholson. Se convirtió en un icono. Precisamente ese era el problema. El pop y Prince… y el loco haciendo de loco, que está muy loco y “mira que loco estoy”. El Joker de Nolan no es de los locos que piensen que están locos. Como él mismo dice “va un paso por delante”. Ahora todos nos rendimos al Joker de Nolan y Heath Ledger, incluso nos reímos u olvidamos a Nicholson, pero pensemos que estos tíos han tenido que construir y trabajar al personaje, que es una obra, una creación, y además han tenido que mostrarlo al público de hoy, que ha visto a Hanibal Lecter, a los Resevoir Dogs,  El Cabo del Miedo, Henry, Asesinos Natos o 12 Monos. Es un Joker verdaderamente aterrador, no casi aterrador como Malamadre (al que siempre le faltará haber matado al de los langostinos), sino aterrador como alien, como el T-1000.

El Joker sabe luchar de verdad, y le da igual sentir dolor, es de gustos baratos (gasolina, dinamita) es un terrorista actual, hijo de las pesadillas americanas más reales, pero también psicópata lecteriano, que en la película es verdadera y creíblemente capaz de acabar con toda una ciudad-estado (seguimos con la fidelidad, pues Gotham es Gotham, el principio y final de todo, como en los comics). Es algo grandioso que un villano no haga sentir que los héroes sean idiotas ni viceversa. La pugna del Joker con Gordon, con Harvey es de una tensión magistralmente sostenida, cada vez más brutal. Todo en el Joker es puro, y aterradoramente comprensible. El interrogatorio con Batman, con confesión de amor incluída, el diálogo con Dent en el hospital. Son puro Caligula de Camus (si mi amigo Antonio me lo permite).

El siguiente merito es Batman, porque Dark Knight no es la película del Joker como algunos piensan. Este caballero oscuro que hace de su predecesor de Batman Begins solo un esbozo, es mucho más que un super héroe. Rachel le define en su carta. Gotham necesita a Batman menos de lo que lo necesitas tú. El Joker tiene razón. Batman es, siempre lo fue, otro desequilibrado más, uno especialmente violento, especialmente inteligente, cuya única superioridad moral se lo dan sus principios. Wayne tiene razón: “causo más mal que bien”, “yo les he hecho esto” pero nosotros, todos, preferimos creer a Alfred “le has escupido a la cara a los mafiosos de Gotham, claro que iba a haber muertes”.No importan  tanto cual es la base de su realidad, lo que nos conmueve es que Batman no abandona, le echen lo que le echen. Por otro lado, realmente es su naturaleza, no puede hacer otra cosa (tal vez ni siquiera tiene mérito). Wayne es el disfraz, Batman es el ser. “Siento tanto dolor y tanta furia, que tengo que atacar, golpear, vencer. Mejor me coloco del lado en el que mi furia valga para algo”. La película trata el drama de un Bruce Wayne con un resquicio de cordura que quiere dejar de ser Batman, pero el universo conspira para que siga condenado a serlo para siempre. Algo que él en el fondo agradece (qué le queda si no). Ahora bien, el último sacrificio, el de convertirse en asesino perseguido para limpiar el nombre de Dent, si bien lo preconiza el propio Joker (ahora te necesitan , pero en realidad solo eres un bicho raro) simboliza el máximo desapego de un super héroe, sin espacio alguno para el ego. No tengo ni siquiera el agradecimiento, el reconocimiento. Lo único que me queda es el miedo, la oscuridad…

En fin, hay meses en mi vida en las que una parte de mi habita como en sesión continua dentro de una película. Le ha tocado a El Apartamento, El Padrino, Blade Runner, Matar a un Ruiseñor o Alien. Estos días le ha tocado al caballero oscuro. Prometo no hablaros más de todas las reflexiones que se me han quedado en el tintero (la fe en el caos del Joker, el dilema de los Ferris, el perro persiguiendo el coche, el gran Gordon). la próxima vez que me enrolle prometo habalros de Toy Story 3… y de Inception.

Este es Nolan… cuarenta añitos, ni más ni menos




Síguenos también en Facebook

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 22 seguidores

agosto 2010
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Archivo